«

»

dic 04

Historias de desigualdad en el ámbito de la vivienda (II): género e inmigración

Sin título

Cuando trabajamos con personas en situación de exclusión socio-residencial, nos damos cuenta de cómo el género atraviesa de manera específica las trayectorias vitales: la emergencia residencial de muchas de las mujeres con las que trabajamos guarda relación directa con situaciones de violencia de género.

El caso de Hilda resulta paradigmático. Su historia personal está íntimamente ligada a sus ansias de autonomía y la necesidad de tener un lugar donde vivir.  Sufrió violencia intrafamiliar que su padre ejerció, primero hacia su madre y luego hacia ella. Hilda decidió abandonar la casa familiar, al iniciar una relación del que sería el padre de su hijo. Seis años más tarde, no tuvo otra opción que regresar al hogar del que había huido, tras una agresión por parte de su pareja. Tras volver a casa de su padre, Hilda conoció a un hombre español del que se enamoró y con el que decidió venir a España y tener otro hijo. Una vez aquí la situación se transformó y de nuevo, la violencia volvió a aparecer.

Huir de su casa implicó volverse a quedar sin un lugar para vivir con sus hijos. No obstante, Hilda tuvo la fortaleza de buscar un recurso y denunciar, a pesar de todas las dificultades emocionales y burocráticas que tuvo que enfrentar.

Pronto encontró un trabajo que le permitía poder alquilar un piso, pero se encontró obstáculos por motivos discriminatorios y racistas. A pesar de poder ofrecer las garantías económicas suficientes y no tener antecedentes de impago, Hilda relata en varias ocasiones como necesita ir acompañada de su novio español, para recibir un trato justo:

“Porque yo quería conseguirlo por mí misma, pero le dije “Cari por favor”. Es que es muy molesto tener que decirle a Pedro, “Pedro ayúdame”. Y que él sepa que si no es por él, yo no…”

Son muchas las mujeres que mantienen o prolongan relaciones sexo-afectivo no deseadas, para poder acceder/mantener la vivienda o simplemente lograr una situación de estabilidad. Hilda consiguió salir de esa espiral e iniciar una nueva vida. Aún así todavía se siente frustrada al sentirse dependiente de su pareja, cada vez que se enfrenta al racismo que le niega una igualdad en el trato a la hora de acceder a bienes y servicios.

 *Si has sufrido un caso similar al de Hilda o crees has experimentado discriminación en el ámbito de la vivienda, ponte en contacto con nuestro equipo del Programa de Promoción de la No Discriminación residencial de las personas inmigrantes de Provivienda.

Enlace permanente a este artículo: http://www.provivienda.org/historias-de-desigualdad-en-el-ambito-de-la-vivienda-ii-genero-e-inmigracion/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>